¿QUÉ ENTENDEMOS POR DIAGNOSTICO?

 

Frecuentemente, las infecciones de trasmisión sexual (ITS) cursan  sin síntomas o estos leves e inespecíficos. Así pues, un primer paso hacia el diagnóstico es la entrevista sincera con el personal sanitario seguido de la exploración física. Una vez que se conforma la sospecha clínica, te indicarán las  pruebas diagnósticas pertinentes.

La mayoría de las pruebas para diagnosticar una infección de transmisión sexual (ITS) son rápidas, sencillas e indoloras. Además, algunas como el herpes genital, las verrugas genitales, las ladillas o la sarna se diagnostican sin necesidad de realizar ninguna, simplemente, con la exploración física.

Para realizar las pruebas se utilizan diferentes fluidos corporales como  es la  sangre, orina, secreciones de uretra, vaginal, oral o recto, dependiendo de la infección sospechada.

Las pruebas pueden ser de detección precoz o de confirmación del diagnóstico.

Las pruebas para determinar si una persona que no tiene síntomas o son leves tiene una enfermedad, son las denominadas de detección o de cribado.

El interés de efectuar un despistaje de las ITS radica en que, como hemos mencionado, éstas pueden cursar de forma asintomática, pero desarrollar complicaciones graves sin tratamiento.

La identificación precoz no sólo te permite el tratamiento adecuado inmediato, sino iniciar el estudio de contactos, lo que comporta un beneficio no solo para ti, también para otras personas con la que hayas tenido contacto, al cortar la cadena de transmisión y con ello prevenir nuevas infecciones.

Los cribados sistemáticos de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más frecuentes van enfocados a las poblaciones claves donde el diagnostico precoz es más interesante por la prevalencia de las infecciones.

El diagnóstico de certeza se establecerá ante la clínica, la exploración física compatible con la infección y los resultados de las pruebas  de laboratorio que sirven para confirmar la infección.

Lograr el control de las infecciones de transmisión sexual (ITS) va a depender en gran medida de disponer de diagnósticos que pongan de manifiesto el agente causal y que, además de sensibles y específicos, sean rápidos y múltiples y que permitan el tratamiento inmediato.

La OMS así lo recomienda en la Estrategia mundial del sector de la salud contra las infecciones de transmisión sexual 2016-2021. https://www.who.int/reproductivehealth/publications/rtis/ghss-stis/es/

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) suponen una importante carga de morbimortalidad. A nivel mundial todos los años se producen millones de casos de estas infecciones como sífilis, infección por clamidias o gonococia, y actualmente se asiste a un incremento de la resistencia a los antimicrobianos en agentes microbianos  causantes de las infecciones como el gonococo. La demora en el diagnóstico es uno de los factores que justifica la dificultad para controlar estas infecciones. Las pruebas de diagnóstico rápido permiten instaurar el tratamiento etiológico en la primera consulta, lo que lleva a tratar a más personas, tanto sintomáticas como asintomáticas, de forma más efectiva, e interrumpir sin demoras la cadena epidemiológica de transmisión. La OMS(Organización Mundial de la Salud)  incluye estas pruebas en su estrategia mundial contra las ITS.(Luis Otero-Guerraa, Ana Fernández-Blázquezb, Fernando Vázquez)

Por tanto, si tienes sospechas de haber contraído una infección de transmisión  sexual, se responsable y busca asesoramiento en tu Centro de Salud de referencia o en un centro comunitario como alternativa.

Como ves, es importante un diagnóstico rápido y un tratamiento adecuado, tanto para ti como para las personas con las que hayas tenido relaciones sexuales sin protección.

 

facebook twitter youtube instagram
CONTACTO | AVISO LEGAL | COOKIES | PRIVACIDAD