¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTAN?

 

Generalmente tras la relación de riesgo, no aparecen síntomas o bien son escasos y poco expresivos, lo cual facilita la transmisión de la infección a otras personas y dificulta el diagnostico. En este último caso, pueden aparecer complicaciones posteriores a nivel de salud, si no se tratan a tiempo y de manera adecuada.

Si notas cambios de color, olor o cantidad en tu flujo vaginal, secreción uretral, picores, dolores en el pene, ulceras, lesiones, ampollas, verrugas, heridas en tus genitales o dolor abdominal, entre otros, igual puedes haber contraído alguna ITS.

Las ITS no producen inmunidad por lo que puedes reinfectarte varias veces en la vida. Además, tener una ITS aumenta el riesgo de infectarte o de transmitir el VIH a tus parejas sexuales si no utilizas protección. Por ello, es necesario que si presentas algunos de los síntomas reseñados acudas a un recurso de salud a realizarte las pruebas diagnósticas pertinentes (¿Dónde acudir?).

 

facebook twitter youtube instagram
CONTACTO | AVISO LEGAL | COOKIES | PRIVACIDAD