DIAGNÓSTICO PRECOZ

 

Muchas de las ITS cursan de forma asintomática por su localización, como los casos de infección en faringe o recto (por ejemplo, gonorrea y clamidia), y otras pueden cursar bastante tiempo (meses o años) de forma asintomática como la sífilis, las hepatitis víricas o el VIH.

Si no conoces si tienes una ITS al no tener síntomas visibles, no haberte realizado ninguna prueba de detección y no haber recibido tratamiento, puedes desarrollar complicaciones futuras para tú salud. Además de continuar con la cadena de transmisión.

Por ello, el diagnóstico tardío de las mismas es uno de los prin­cipales obstáculos para la prevención de las ITS, ya que disminuye la respuesta al tratamiento e incrementa la tasa de transmisión y el coste de la asistencia sanitaria.

El diagnóstico precoz te va a permitir obtener un tratamiento adecuado inmediato, cortando la cadena de transmisión y, por tanto, previniendo nuevas infecciones. Así cuidad tu salud y la de tu/s pareja/s sexuales.

Si has mantenido prácticas sexuales de riesgo (enlace a prácticas de riesgo), es recomendable que te realices pruebas diagnósticas en tu centro de salud, o en el Centro de ITS o en los centros comunitarios habilitados para ello (enlace a recursos).

El diagnóstico es sencillo por pruebas de sangre, orina o de secreciones anormales.

Casi todas las ITS tienen tratamiento. Lo más importantes es recibir un diagnóstico acertado y seguir el tratamiento médico y las recomendaciones del personal sanitario hasta la finalización del mismo.

Si eres una persona sexualmente activa, sería conveniente que te realices controles periódicos de salud y pruebas de ITS, al menos una vez al año.

Se recomienda la práctica del diagnóstico precoz con mayor incidencia en aquellas poblaciones que presentan una prevalencia elevada de ITS y en aquellas personas que se encuentran en una situación de riesgo de adquirirlas, como por ejemplo haber tenido una ITS previa o tener una pareja con una ITS o riesgo de tenerla, así como tener relaciones sexuales desprotegidas o parejas múltiples.

En los grupos en los que se constata un incremento muy relevante de las ITS es en el de los hombres que tienen sexo con hombres. Existe una situación de vulnerabilidad especial en algunas mujeres, inmigrantes o jóvenes. En estos últimos, la incidencia está ligada a una menor conciencia de riesgo, y a un inicio más precoz de las relaciones sexuales.

 

facebook twitter youtube instagram
CONTACTO | AVISO LEGAL | COOKIES | PRIVACIDAD