USO DE BARRERAS PROTECTORAS DE LÁTEX

 

Aunque el sexo oral sea una práctica sexual de bajo riesgo, conviene tener en cuenta ciertas precauciones para minimizar el riesgo:

  • Recibir sexo oral probablemente tenga un riesgo cero o casi nulo, ya que la saliva no está ligada a la transmisión del VIH.
  • Practicar sexo oral a una persona con vulva, probablemente tenga un riesgo nulo o casi nulo. Es más difícil que el fluido vaginal o cervical (aunque tiene capacidad de infección) llegue a la boca.
  • Si no existe semen o líquido preseminal, el riesgo es cero, aunque en ocasiones puede ser difícil estar seguro de esto. En cualquier caso, el semen entraña un mayor riesgo de transmisión que el líquido preseminal.
  • En general, la boca es muy resistente a la infección, pero la presencia de cortes, llagas o encías sangrantes puede constituir una ruta de infección. Por ello, la salud buco dental es importante de cara a la protección.

La mayor parte de las ocasiones en que el sexo oral se considera un riesgo de infección por el VIH se debe a que existen problemas en la boca. Los problemas en las encías son habituales (entre el 10 y el 50% de los adultos). Si te sangran las encías cuando te cepillas los dientes o usas seda dental, es importante que sepas que esto podría ser una vía de adquisición del VIH.

En la práctica, los preservativos apenas se usan durante el sexo oral.

Si desconoces el estado serológico al VIH de tus parejas sexuales o si tienes la certeza de que tienen el VIH y su carga viral es detectable, o desconoces que exista alguna ITS entonces el sexo oral debería considerarse como una situación en que existe riesgo de transmisión. Si tu salud buco dental no es adecuada, este riesgo puede ser también elevado.

Sexo oral o felación: es conveniente la práctica del mismo con un preservativo en el pene.

Sexo oral o cuniluguis y sexo anal: es conveniente del uso de barreras protectoras de látex para colocarlas sobre la vulva.

 

¿Qué son las barreras protectoras de látex?:

También llamadas dental dam: lamina de látex o poliuretano que se usa entre la boca y la vagina o el ano durante el sexo oral. Generalmente miden alrededor de 15 x 20 centímetros.

En sus inicios, el dental dam se creó para uso dental como protección bucal en las consultas odontológicas.  Pero a diferencia de estas, las barreras creadas para el sexo oral, son mucho más delgadas y permiten una mayor sensibilidad.

 

¿Cómo se usan?

Colocar la lámina sobre la vulva o el ano, recubriendo la zona en su totalidad. El dental dam no tiene ningún tipo de adhesivo, por lo que es importante que lo sostengas con las manos para mantenerlo en su lugar.

Aunque la vía de transmisión hacia el sexo oral, no deja de ser una posibilidad. Algunas de las infecciones que se pueden adquirir a través de la práctica del sexo oral son la clamidia, hepatitis (A y B), el virus de Papiloma Humano, gonorrea, sífilis, herpes y VIH.

A tener en cuenta:

  • Usa una lámina de látex nueva siempre que tengas sexo oral.
  • Lee las instrucciones del paquete y verifica la fecha de caducidad.
  • Colócalo antes de tener sexo oral y mantenlo en su sitio hasta que termines.
  • Utiliza lubricantes a base de agua para evitar que se rompa.
  • Guarda la lámina de látex en un lugar fresco y seco.
  • No la reutilice, ya que son de un único uso.
  • No la estires, ya que puede romperse.
  • No utilices lubricantes con base de aceite, como la vaselina, ya que pueden dañar o romper la lámina de látex.
  • No desecharla por el inodoro, ya que puede obstruirlo.

Se pueden adquirir en portales on-line o en algunas sex shops.

Al igual que los preservativos, las láminas de látex pueden tener una variedad de sabores y materiales (como el poliuretano).

 

facebook twitter youtube instagram
CONTACTO | AVISO LEGAL | COOKIES | PRIVACIDAD