¿CUÁLES SON LAS VÍAS DE TRANSMISIÓN?

 

El virus se puede transmitir a otra persona a través de 3 vías de transmisión:

  • Vía sexual: Dentro de la vía sexual se puede producir cuando tiene lugar una penetración (vaginal, oral o anal) sin protección, es decir, sin utilizar ninguna barrera protectora. Es importante recordar que con una sola exposición al virus puede ser suficiente para contraerlo o transmitirlo a otra persona.

El método de prevención recomendado para esta vía de transmisión es el empleo del preservativo –ya sea para el pene o para la vagina- que reduce de manera muy importante el riesgo de transmisión sexual del VIH y de determinadas ITS. Sin embargo, hoy en día se sabe que las personas que tienen una carga viral indetectable gracias al tratamiento tienen un riesgo nulo (o prácticamente nulo) de transmitir el VIH durante las relaciones sexuales con penetración.

  • Vía sanguínea:La transmisión por vía sanguínea se puede producir por cualquier vía que conduzca directamente al flujo sanguíneo. Por ejemplo, cuando se comparten jeringuillas, material de uso personal cortante o que contenga sangre (utensilios de afeitado, cepillos de dientes…) o por hacerse piercings o tatuajes con material que no haya sido esterilizado antes. Para evitar la transmisión sanguínea es importante no compartir jeringuillas ni utensilios personales cortantes o que puedan contener restos de sangre.
  • Vía vertical: la transmisión del virus de madre a bebé (denominada también transmisión vertical) puede producirse durante el embarazo, en el momento del parto o por medio de la lactancia materna. En relación a la transmisión de madre a bebé, la toma de terapia antirretroviral durante el embarazo  y el hecho de evitar en la medida de lo posible administrar leche materna,  son las estrategias de reducción de riesgos más adecuadas.

Para que el VIH se transmita de una persona a otra una de las dos debe ser portadora del virus y, debe haber un fluido corporal en el que su concentración sea muy alta para que pueda transmitirlo. Y, además, tiene que haber un punto de entrada para que el virus pueda entrar en el torrente sanguíneo de la otra persona.

Estas vías de entrada son:

  • Mucosas: membranas semipermeables que se encuentran en el revestimiento interior de la boca, vagina, pene y recto.
  • Rupturas de la piel: heridas sangrantes.

El VIH no se transmite por actividades cotidianas de convivencia tales como compartir cama, comida, o utilizar el mismo W.C. o lavabo. Tampoco por abrazar, acariciar, besar o dar la mano a una persona con el VIH.

Y tampoco por la picadura de un mosquito o cualquier otro insecto o animal. El virus solo se transmite entre personas, no entre animales.

 

EL VIH NO SE TRANSMITE POR…

A través de una aguja estéril en una clínica u otro centro sanitario.
Por un mordisco de una persona.
Por una picadura de insecto, incluyendo la de mosquito.
Por vivir en la misma casa que alguien con el VIH.
Por pincharse con una aguja de coser.
Por usar un cuchillo, tenedor, cuchara, taza, plato o cualquier cubierto que haya podido utilizar antes una persona con el VIH.
Por contacto en la piel de fluidos sexuales.
Por contacto de fluidos sexuales en un corte que ya se haya curado. Para que exista riesgo de transmisión, el corte tiene que estar abierto.

Una vez que el VIH se expone al aire o al agua, no puede sobrevivir en el exterior del organismo. Por lo tanto, el virus NO puede adquirirse en los lavabos ni por utilizar cubiertos, vasos, toallas o sabanas que hayan sido usados previamente por una persona con VIH.

En España se analizan todas las donaciones de sangre realizadas, por lo que el riesgo de infección por el VIH mediante estos productos, actualmente es prácticamente nulo.

Además, los estudios realizados hasta el momento concluyen que una persona con VIH bajo tratamiento antirretroviral y con carga viral indetectable de forma mantenida no puede transmitir el virus a otra persona a través de sus fluidos.

 

facebook twitter youtube instagram
CONTACTO | AVISO LEGAL | COOKIES | PRIVACIDAD