PRÁCTICAS SEXUALES DE RIESGO

 
 
La transmisión del VIH se produce cuando existe un nivel suficiente de virus en la sangre, el semen y los fluidos vaginales para entrar en el torrente sanguíneo de una persona, través de las membranas mucosas o pequeñas lesiones en la vagina, el ano, el recto, la boca o la piel.

Las prácticas sexuales que comportan un alto riesgo son las siguientes:

  • Penetración anal sin preservativo
  • Penetración vaginal sin preservativo
  • Sexo vaginal o anal con empleo incorrecto de preservativo
  • Compartir juguetes sexuales sin preservativo para cada nuevo uso

La penetración anal o vaginal sin preservativo comporta un riesgo elevado de infección, tanto para quien realiza la penetración como para la persona que es penetrada. La “marcha atrás” no evita el riesgo de infección, ya que el líquido preseminal puede contener el VIH.

El VIH no puede atravesar la piel. Sin embargo, debido a su pequeño tamaño, hay partes del cuerpo recubiertas por membranas mucosas (como, por ejemplo, el ano y el recto, la vagina, el pene, la boca) que el VIH podría atravesar y alcanzar así el torrente sanguíneo.

Y las que tienen un bajo riesgo:

  • Sexo oral sin protección practicado a un hombre, con o sin eyaculación. El riesgo de transmisión se incrementa si existen lesiones en la mucosa oral de la persona que practica sexo oral.
  • Sexo oral sin protección practicado a una mujer
  • Sexo oro-anal sin protección

El sexo oral es una práctica de bajo riesgo para la transmisión del VIH, porque la cavidad bucal es un entorno hostil para el virus: el VIH tiene poco tiempo de vida al entrar en contacto con el aire, y la saliva contiene encimas y proteínas que lo desactivan, dificultando que el virus llegue al torrente sanguíneo.

Sin embargo, la presencia de otras infecciones de transmisión sexual o llagas y/o heridas profundas en la boca, SI puede facilitar la entrada del virus, en caso de recibir una eyaculación con suficiente carga viral para que ocurra la transmisión.

Si se tienen infecciones de transmisión sexual, aumenta la posibilidad de infección por el VIH, tanto en el sexo anal, vaginal como oral.

Otras prácticas sexuales (besos, masturbación mutua, caricias, abrazos…) NO tienen riesgo de transmisión del VIH.

Cuando se produce la transmisión del VIH, se debe a diversos factores:

  • estado serológico al VIH que tengas tú o tus parejas.
  • relaciones sexuales sin condón.
  • la carga viral.
  • el tipo de relaciones sexuales
  • la genética.
  • la circuncisión,
  • tu estado emocional,
  • las desigualdades de género,
  • el uso de alcohol y/u otras drogas, etc.

 

Si te preocupa el riesgo tras una práctica sexual, el único modo de saber si tienes el VIH es realizándote una prueba diagnóstica.

 
A tener en cuenta:

  • Tener una infección de transmisión sexual (incluso sin síntomas) aumenta el riesgo de transmitir o contraer el VIH en una relación sexual.
  • Las personas con una infección reciente por VIH tienen niveles más elevados del virus en la sangre y, por lo tanto, hay una mayor probabilidad de transmisión del VIH durante la fase aguda de la infección (si no se toman las medidas preventivas adecuadas).
  • Las personas que mantienen relaciones sexuales sin protección con más de una pareja en un breve intervalo de tiempo tienen más probabilidades de transmitir o contraer el VIH.
  • Biológicamente, las mujeres son más vulnerables frente al VIH que los hombres en las prácticas sexuales

 

facebook twitter youtube instagram
CONTACTO | AVISO LEGAL | COOKIES | PRIVACIDAD